martes, 10 de octubre de 2017

El camino


¡Qué desmemoriado estoy!
me pongo a escribir un cuento
y francamente no soy,
tengo que dejarlo hoy
y a decir verdad lo siento.

No se si acaso otro día
podré escribir lo que dejo
porque esta cabeza mia
se va quedando vacía
a medida que soy viejo.

Quién mirando su entorno
la ve ya un tanto nevada
si penetra en su interior
verá que allí...de valor
ya queda muy poco...o nada.

El tiempo,quién a mi ver
sólo encierra falsedades
ejerciendo su poder
fue, sin dármelo a entender
restándome facultades.

Ese tiempo que algún día
se me mostró halagador
me dio salud y alegría
y que hoy, por desgracia mía
me lo arrebata el traidor.

Hoy se muestra diferente
a como ayer se mostraba
ya que solapadamente
me está viciando el ambiente
tan puro que respiraba.

Me quiere dar a entender
que entre el ramaje y las flores
que primero me dio a oler
tenía que aparecer
el germen de los dolores.

Ya todo son decepciones
en mi forzoso retiro
carente ya de ilusiones
sólo veo nubarrones
a donde quiera que miro.

Con pisada vacilante
bajo el peso de los años
sigo camino adelante
reflejando en mi semblante
del mundo los desengaños.

Poco a poco caminando
pisando espinas de abrojos
iré a la meta llegando
mientras se van agolpando
las lágrimas a mis ojos.

Colunga, septiembre 1949



lunes, 9 de octubre de 2017

Diego el de El Palacio


Lamento tu mala suerte
pues sé que estás encerrau
y si alguno quiere verte
tiene que tirar la puerta
o escurucar pol tellau.

¿Qué delito cometiste
pa que te tengan así?
tú formal siempre lo fuiste
de juerga nunca anduviste
yo al menos nunca te vi

Mezclar nunca te mezclaste
en los cuentos de muyeres,
embriagar no te embriagaste,
pues seguro no probaste
ni el vino de Paniceres

Asturias

Son hermosas tus mujeres
son alegres tus canciones
en ti no faltan placeres
y por ser así...como eres
te envidian otras regiones.

Cuántas quisieran tener
tus fábricas y tus minas
ver tus arroyos correr
y en ellos poder beber
de sus aguas cristalinas.

domingo, 8 de octubre de 2017

La Jaula del Mirlo

Del Café-Bar Lusitano
un médico se evadió
y detrás se las piró
un secretario asturiano.

Sólo quedan en el bar
un inspector de fronteras
el que cura las terneras
y otro sin clasificar

Pero se teme que un día
la jaula del portugués
la abandonen estos tres
y se la dejen vacía.

Lovios-Orense, abril de 1950

Partido de futbol

En un pueblo cuyo nombre no viene al caso, 14 de febrero de 1965

Sr. D. Francisco Paniceres Sánchez

ROZADAS

Mi querido amigo:

Después de haber tropezado
con grandes dificultades,
me entero del resultado
del encuentro celebrado
entre el Iberia y Rozadas

Sé que el Rozadas ganó,
pero ya he oído decir
que el Iberia lo perdió
porque Chufos no aplaudió
lo que acostumbra a aplaudir.

Si no aplaudió fue motivado
a que tenía fame y frío,
pues no había merendado
y se había acatarrado
por estar cerca del río.

Él así nos lo contó
sin duda por disculparse,
pero dice quién lo vio
que "esi vagu" no aplaudió
por tener temor a "herniase"

El equipo derrotado,
en vista de lo ocurrido
acodó vaya "arropau"
a un hotel concentrau
hasta que haya otro partido.

Él con eso muy contento
y la afición satisfecha,
porque no ve impedimento
para que viva del cuento
como vivió hasta la fecha

Si como cabe esperar,
al regreso del hotel
vuelve a esa a ver jugar
teneis, si quereis ganar,
que portaros bien con él.

Llegará ahí fatigau
por tener que ir andando
pues como está desperrau
no puede subir montau
en autobús no pagando.

De guagua mucho viajó
cómodamente sentau
en cambió nunca sudó
porque nunca trabayó
desde que fue destetau.

Como no está acostumbrado
a pasar fame ni frío
procurar que esté sentau
bien fartucu y abrigau
y que nun caiga en el río.

Pues aunque creíais que no,
ahí bien claro lo veis,
que si el Iberia perdió
y el Rozadas lo ganó
a Chufos se lo debéis.





Escritos del abuelo Luis

Luis Sánchez, 1945. Escrito para que, a su muerte, sea entregado a sus hijos.

¡No grites! No seas loco
siéntate con calma un rato
y da la luz a ese foco,
pues quiero que, poco a poco,
examines mi retrato.
Fue hecho recientemente
y tan natural estoy
que puedes perfectamente
ver, sin quebrantar tu mente
lo desdichado que soy.
Se ve que estoy demacrado,
que mi gesto es de dolor
que mi cuerpo está encorvado
y que, en general, mi estado
es triste y desolador.
Aunque profundas y tiernas
un simple reflejo son
esas heridas externas
de otras que padezco internas
o sea, en el corazón.
A mi nada me divierte
no tengo apego a la vida
maldigo mi mala suerte
voy caminando a la muerte
con la ilusión ya perdida.
De esa muerte prematura
tiene la culpa tu madre,
¡desgraciada criatura!
que lleva a la sepultura
a un buen marido y buen padre.
Me muero, si, sin querer,
pues quiso la mala suerte
que esa maldita mujer
con su manera de ser
me tenga herido de muerte.
Con ese juego de azar
que llaman el matrimonio
quise mi vida encauzar
y esto no pude alcanzar
porque me asocié al demonio.
Ese yugo y esos lazos
que unieron la sociedad
los verás hechos pedazos
cuando, cruzado de brazos,
me marche a la eternidad.
Cuando esté en otras mansiones
y hecho pedazos el yugo,
perdono tus oraciones
con tal que tú no perdones
a la que fue mi verdugo.
Y te suplico además
que, si de luto vistiere,
no lo toleres jamás,
por ser otra herida más
que esa criminal me infiere.

jueves, 14 de septiembre de 2017

VIVIR EN UN PUEBLO

Es una realidad que los pueblos, las aldeas, se quedan sin gente. Y es que, vivir en estos lugares,
 cada vez es más difícil, sobre todo para los viejos, que somos la mayoría que los habita.

En el régimen capitalista, al que estamos sometidos, todo se va privatizando para que las empresas obtengan más beneficios, en detrimento de los ciudadanos.

Privatizan la Caja de Ahorros y, en vez de dar un  interés  por el dinero depositado, cobran por ello. A la nueva Empresa sólo le interesan las ganancias. Y además van desapareciendo oficinas en los lugares que no les proporcionen lucro.

En Correos, al enviar un paquete, dicen que, al estar informatizado el sistema, se debe  ir a Trubia porque hay que firmar en persona.

Ir a Trubia desde Quirós, treinta kilómetros de distancia, para quién no tiene coche, supone ir en taxi o viajar en el autobús de línea, con el inconveniente de cambiar en Caranga, con paquete, bolso, paraguas, bastón...

¿Qué hacen los políticos?